virus

La infección por Virus Zika es una más de las muchas enfermedades que transmiten los vectores, mosquitos y demás insectos. En este caso se trata del mosquito Aedes Aegipty,  el mosquito del virus zika, autóctono de África que sin embargo lleva años asentado en el sur del continente americano, y es precisamente ahí donde está causando estragos.

La crisis del virus zika arrancó hace unos meses, con los primeros casos de infectados por virus zika en zonas rurales de Brasil. Pronto se multiplicaron los casos y comenzó el auténtico problema: cada vez nacían más niños con microcefalias y se demostró que sus madres habían sido infectadas de virus zika durante el embarazo. Aunque aún no se sabe exactamente cómo se desarrolla esta relación, cada vez está más claro que ésta existe, y en las últimas semanas se ha producido un aumento muy importante de los casos de niños con microcefalias nacidos en Brasil, en concreto un 15%.

En personas con un buen estado de salud los síntomas del virus zika son similares a los de una gripe y son tratados de igual manera: reposo, líquidos y algún tipo de medicación para controlar la fiebre. Sin embargo se han dado algunos casos de trastornos neurológicos en personas infectadas de virus zika, pero son casos excepcionales.

La enfermedad la transmite el Aedes Aegipty tras picar a una persona introduciendo en su organismo el virus zika. Pasados unos días comenzarán los primeros síntomas, y si todo es normal acabarán desapareciendo tras varios días más tras un correcto tratamiento del virus zika.

El problema principal afecta a las embarazadas que viven en zonas de riesgo y que han sido infectadas durante el embarazo. Más de 4.000 casos se han dado ya en Brasil de recién nacidos con microcefalias, un trastorno neurológico por el que la cabeza del pequeño tiene un tamaño menor al que debería por edad. Son niños con una corta esperanza de vida y una gran cantidad de problemas relacionados con su desarrollo.

Se sabe también que el virus zika puede contagiarse por vía sexual, aunque se han dado pocos casos. Un británico de 68 años contagiado en 2014 en la Polinesia Francesa tenía restos de virus zika en su semen dos meses después de haber dejado de sentir los síntomas y encontrándose totalmente recuperado. De momento no se han descubierto nuevas vías de transmisión.